I.V.I Texas

Mi dolor en el pie desapareció gracias a Dios!

Hace un par de semanas me entro un dolor en el pie derecho, pero yo no veía nada en la superficie, así que lo ignore y no fui al médico. Pero el dolor siguió aumentando y yo estaba preocupada porque no iba a poder ir al trabajo con tanto dolor, así que decidí hacer una sita con el médico para el próximo lunes. Pero ese domingo tuve la oportunidad de acudir al servicio, y al final cuando el pastor dijo: “Pongan sus manos en el lugar donde tienen la enfermedad.” Aunque dude por un momento de lo que otros iban a pensar cuando me quitara el zapato, lo hice. Y puse mis manos en mi pie derecho y aunque el dolor continuo por el resto del día y al día siguiente empeoro aún más cuando llegue a mi trabajo, el dolor desapareció y nunca más tuve dolor en el pie.

Como doy mi testimonio?

Simplemente dinos lo que Dios hizo en tu vida de una manera concisa. Recuerda usar las puntuaciones correctas y verifica por faltas de ortografía.